Blog

Querido viejito pascuero: Este año, pido una casa para mi familia

Querido viejito pascuero: Este año, pido una casa para mi familia

Querido viejito pascuero: Este año, estoy pidiendo una casa

Ha sido un 2017 extraordinario. Cumplí con cada fecha límite, cociné la cena para mi esposo más de lo que nadie hubiera podido anticipar, e hice mi mejor esfuerzo para no quejarme sobre mi apartamento en arriendo extremadamente pequeño. Incluso adopté un perro de la calle. Quiero decir, soy prácticamente una buena mujer que lo merece todo.

Este año, Santa, estoy pidiendo una casa. Específicamente, una casa en Lo Barnechea, Región Metropolitana. Ahora, probablemente estás pensando y murmurando acerca de cómo te pido una casa en este sector, siendo uno de más caros del mercado inmobiliario chileno.

 

Querido viejito pascuero: Este año, pido una casa
Este año, Santa, estoy pidiendo una casa.

 

Lo sé, lo sé … créeme. Pero no puedo ayudarme a mí misma; es para mí perfecto vivir allí. Incluso tendrías que admitir que el clima es sublime, a veces cae nieve durante el invierno, pero jamás parecerá al Polo Norte. El caso es que Lo Barnechea no solo es caro, sino que el inventario, en este tiempo, puede ser escaso. Entonces, Santa, lo estoy poniendo en tus manos.

Esto es lo que estoy pensando de la casa que deseo: 450 metros cuadrados, no demasiado pegada a La Cordillera. Con tener cerca supermercados, bancos, centros comerciales, entre otros, soy muy feliz. Y con una mágica vista, por supuesto.

Pero mi casa no tiene que tener sus pasillos totalmente decorados, querido Santa. De hecho, estoy pensando en contratar a un diseñador de interiores, así que probablemente decida además cambiar la cocina y los baños. Los convertiré en algo tan hermoso que Invictus peleará contra Engel And Volkers por la exclusividad si en algún momento decido venderla para aspirar a otra cosa.

 

Querido viejito pascuero: Este año, pido una casa
Estoy soñando con una cocina Viking de seis quemadores, encimeras de mármol y esos fantásticos gabinetes inferiores con gavetas desplegables (en lugar de estantes) que hacen que las personas hiperorganizadas tipo como yo se sientan débiles en las rodillas.

 

Estoy soñando con una cocina Viking de seis quemadores, encimeras de mármol y esos fantásticos gabinetes inferiores con gavetas desplegables (en lugar de estantes) que hacen que las personas hiperorganizadas tipo como yo se sientan débiles en las rodillas.

Por supuesto, tendremos que hacer algo con respecto al dormitorio principal. Pensemos en techos abovedados, mucha luz natural y un armario con vestidor que haría que mis amigas se mueran de la envidia. Y tal vez suficiente espacio para una chaise longue color rojo para hacer cosas que no te voy a contar. Una reina como yo necesita un lugar para desmayarse adecuadamente, después de todo.

 

Descubre más…

 

¿En el resto de la casa? Oh, no necesito mucho, Santa. De ningún modo. Quiero decir, me encantaría un asiento junto a la ventana, así puedo acurrucarme y leer un libro … que habré sacado de una de las muchas estanterías empotradas desde el piso hasta el techo. Y una chimenea para usarla durante el invierno, por supuesto.  Y hablando de piso a techo, me gustaría montones de ventanas en cada habitación. Tal vez incluso una de esas preciosas ventanas de esquina sin costuras en mi rincón de desayuno. (¿Olvidé mencionar el rincón del desayuno?)

Estoy cruzando los dedos, Santa. Es una tarea difícil, pero sé que saldrás adelante. Y créeme: si me cumples este gran deseo, tendré algo mucho mejor que las galletas esperándote debajo de mi árbol.

¿Cómo suena una comisión del 2 por ciento?

Atentamente,

Una ama de casa soñadora



Volver